Vuelta al hogar…


Como el ave fénix que resurge de sus cenizas, he decidido volver y retomar el hilo de este blog donde lo dejé. Siendo completamente sincero, me siento feliz y satisfecho de regresar a mi blog original, el blog que en principio no tenía forma; el blog que tan sólo suponía una desorganizada idea en mi cabeza.
Debo reconocer que cuando empecé a escribir en este bitácora, solamente deseaba encontrar un lugar en el que poder desahogar mi rabia, mis frustraciones y mis pensamientos, o todo el revoltijo que suponían las tres cosas juntas. Poco a poco lo fui transformando en testigo de mis problemas, mis dilemas internos, así como de la evolución que empezó a sufrir mi personalidad desde el momento en que conocí a la que se convertiría en mi mejor amiga.
Lo cierto es que he dejado atrás ciertos aspectos de mi vida; rasgos de mi carácter que todavía permanecen agazapados, en letargo y al acecho.
He cambiado. Me siento distinto. Renovado. No obstante, pese a todo, sigo siendo yo.
Si hay algo que voy a hacer, es ser fiel a mí mismo; motivo por el cual seguiré usando este blog como vía de escape cuando me sienta superado por las circunstancias, presionado por la realidad que me rodea hasta tal punto que no pueda respirar.
Sólo quería que lo supiéseis.


Comentarios

  1. quieres leer la entrada completa? la leeras, no te preocupes por eso, es fácil, solo tienes que esperara a que llegue el momento.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Comenta si tienes tiempo y si quieres, de otra manera...¡da lo mismo!

Entradas populares de este blog

Para ver el mundo en un grano de arena...

Lobo solitario

Déjame en paz, futuro