Verdad incómoda

Rozas la realidad con la punta de los dedos. Tratas de trazar un croquis con los pequeños fragmentos de certeza que te quedan. El resto se ha desmenuzado entre tus manos, convirtiéndose en una densa ceniza que oscurece su superficie y contamina el aire.
Una mancha que atestigua las mentiras que se difunden en el mundo.
Una verdad incómoda que crece quebradiza entre matojos de hipocresías.

Comentarios

Publicar un comentario

Comenta si tienes tiempo y si quieres, de otra manera...¡da lo mismo!

Entradas populares de este blog

Para ver el mundo en un grano de arena...

Lobo solitario

Nunca lo olvidaré