La elección del muñeco

Tiran de ti igual que dos niños se pelean por un muñeco. Cada uno trata de llevarte a su terreno, convenciéndote de que es él quien lleva la razón; no el otro, que está equivocado.
Tú tratas de mantenerte al margen: intentas por todos los medios que lo resuelvan entre ellos pero, uno y otro, te siguen poniendo en el medio.
Todo lo que antes sabías cómo decir, ahora no te sirve: desconoces como responder a sus hostiles diatribas de amigo contra amigo.
Lo único que se te ocurre para mantenerte a flote es ignorar lo que los dos te dicen. Hacer oídos sordos y no añadir nada que genere nuevas tensiones.
Pero... ¿es la mejor elección?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Para ver el mundo en un grano de arena...

Lobo solitario

Déjame en paz, futuro