El canto de una voz pasada y, tal vez, futura

Bueno, hoy voy a publicar algo diferente. Se trata de un texto que me ha enviado esta mañana una amiga mía, un texto escrito por ella sobre una situación que conoce y que le importa. Cuando lo he leído, me ha llamado mucho la atención y he decidido subirlo. No he cambiado nada para no alterar la esencia de mi amiga, presente en cada palabra. Espero que lo disfrutéis tanto como yo:

Cuando oyes el canto de una voz pasada que te recuerda cada día, a cada hora, en cada instante su amor por ti; sin tú darte cuenta de que eres presa de su afán por conseguir todo aquello que su mente añora por no haber tenido jamás: el poder, el poder de manejar a una persona como si fuera una marioneta que ni siente ni padece; que solo responde a los golpes que le hacen moverse de un lado al otro con cierta armonía. 
Hasta que un día despierta y se da cuenta de que eso  no es vida, de que quiere escapar; pero es tarde y lo sabe, está tan escondida en la oscuridad que no ve la puerta. Su corazón le dice sal y su mente le atormenta, recordándole aquel canto del  pasado que le impide escapar del presente. 
Es entonces cuando ocurre algo inesperado: el canto del pasado no suena más, se ha callado. Extrañada, abre la puerta y ve la libertad. Entonces comprende que ya nunca volverá a ser una marioneta: nunca volverá a estar atada, nunca volverá  a ser una joven inocente, eso ya quedó en el pasado. Ahora viene el futuro: algo nuevo  por descubrir, lleno de libertad y felicidad; al menos, eso dice el nuevo canto de una voz futura.
Elena Díaz Pagés

Espero que te guste como ha quedado, Elena. A continuación, publico mi texto de hoy.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Para ver el mundo en un grano de arena...

Nunca lo olvidaré

Lobo solitario