Siempre que pueda crear

El mundo es un lugar maravilloso, siempre que pueda crear. 
Doy gracias a diario por ser capaz de imaginar, por no tener problemas para concentrarme en lo que deseo construir y hacerlo. Por vivir aventuras fuera de esta realidad, en ocasiones, monótona y aburrida. 
Porque la inspiración, esa amante veleidosa, viene sólo cuando a ella le parece y no puedo hacer nada para dominarla. Afortunadamente, mi musa, ese ente mágico y sonriente, nunca me abandona, aunque sus soplos lleguen siempre en los momentos más inesperados.
Porque para crear se necesitan dos partes de trabajo y una chispa de ingenio; porque de tanto pensar, he acabado acumulando un gran montón de sueños, energía e historias inacabadas que ahora pugnan por salir a la superficie y encender el mundo con su luz, como pequeñas estrellas fugaces.
Y todo esto ha provocado que ahora mi corazón esté donde debería estar mi cabeza; que mis sentimientos impregnen cada cosa que hago y que soñar despierto me resulte tan sencillo como respirar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Para ver el mundo en un grano de arena...

Nunca lo olvidaré

Lobo solitario