En shock

Descubres algo que te llena de confusión. Un secreto, algo que pretendían esconder y que te hace sentir náuseas, un estremecimiento que trepa por tu columna y que llega hasta tu cabeza, donde se agolpan las preguntas y la sensación de incertidumbre. 
Ignoras qué hacer, cómo actuar, qué decir. Te sientes mal por los que están rotos, notas como algo dentro de ti se resquebraja: las grietas se alargan y tú te despedazas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Para ver el mundo en un grano de arena...

Lobo solitario

Nunca lo olvidaré