Los tres monos sabios

No ver el mal. No oír el mal. No decir el mal. 
Tres cosas que es conveniente tener en cuenta: no mires lo que no debes; no escuches lo que no te atañe; no hables de lo que no sabes. 
Si sigues estas reglas, no tendrás problema alguno. Si no... bueno, eres libre de hacer lo quieras; pero ten claro que luego deberás atenerte a las consecuencias de tus acciones.
Y, en la mayoría de ocasiones, éstas últimas no valen el coste que pagas por ellas. Si lo sabré yo...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Para ver el mundo en un grano de arena...

Lobo solitario

Nunca lo olvidaré