Doble filo

Con una simple frase, es capaz de someter al viento;
aunque siempre tiñe sus palabras de calma. 
Es dueña y señora de un corazón de frío hielo
al que enmascara con artificios de fuego y de agua.

Quien pudiera acariciar el preciado espíritu con la punta de los dedos; 
rozar la esencia misma de la belleza triste y la violencia apagada: 
una furia ciega y un latido desenfrenado, una fiereza que vence al miedo, 
aunque culmine en un pesar permanente y de naturaleza afilada;
un llanto luminoso que se mantiene oculto en lo profundo de su pensamiento,
pero que, como la luz a las polillas, atrae a las almas desesperadas.

Su poder es incuestionable: arrastra la realidad con la fuerza de un tornado;
no hay raíces lo bastante profundas que escapen al influjo de su mirada.
Incluso con el paso de los años, cuando la piel alcance un tacto apergaminado, 
el mundo seguirá girando, firme y constante, al son de su juego de cartas.

A veces, su terquedad y convicción inspiran los temores más intensos:
esos terrores nocturnos que sobresaltan de madrugada, 
que hacen cuestionar la vida, la realidad, y el propio comportamiento;
ese recelo que siembra en la memoria dudas y desconfianza.

Otras veces, su comprensión y apoyo los brindan sus sentimientos,
la certeza de que sigue ahí, a tu lado, es lo que mueve tus alas.
Vuelas alto, seguro de su presencia y de su poderoso afecto,
aunque tenga la doble cara de una moneda: el doble filo de una daga.

Comentarios

  1. Guau, que guapo :D

    No sé si es porque este es mi campo (como ya sabrás jeje) pero me ha encantado el poema. Además como los versos son largos te da tiempo a decir más cosas e inspirar más sentimientos entre rima y rima, me acabo de dar cuenta de eso.

    Es tarde y no estoy muy lúcido, pero tenía que entrar a decirte que hay mucha emoción y mucha magia contradictoria en la entrada y que veo que esto de hacer versos se te da tan bien como la prosa. Un saludo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Guau, viniendo de ti, el comentario es todo un halago. He leído tus poemas y es imposible comparar el mío con ellos, jajajaja.
      Sinceramente, me gusta más escribir en prosa, pero de cuando en cuando hay cosas que se expresan mejor con el lenguaje que facilita la poesía.
      Quizá sea mi tendencia a explorar otras facetas de mi ser lo que me lleva a experimentar. De cualquier manera, de vez en cuando escribiré algún poema. Sólo para ver qué tal se me da.
      ¡¡Muchas gracias por comentar!! ;D

      Eliminar

Publicar un comentario

Comenta si tienes tiempo y si quieres, de otra manera...¡da lo mismo!

Entradas populares de este blog

Lobo solitario

Para ver el mundo en un grano de arena...

Déjame en paz, futuro