Entradas

Mostrando entradas de julio, 2013

Descenso al Maelström

No entiendes que viva de recuerdos prestados,  me sigues viendo como un barco a la deriva,
que se precipita contra los altos acantilados, 
pese a tus vanos esfuerzos por salvar mi vida. Pero ni soy un galeón abandonado,  ni una nave en la niebla perdida: 
soy un torbellino peligroso y aislado,
que acarreará tu absoluta ruina.

Porque soy Caribdis, devoro todo a su paso,
soy un vórtice de emociones muy frías,  que arrastrará a las profundidades tu barco,
hasta depositarlo en su tumba submarina.
Cada vuelta te arrastra más y más al abismo; si desciendes al Maelström no hay posible huida enfrentarte a mi fuerza es desafiar al destino,
dejarte llevar, lo único que evitará tu caída.  Porque engulliré tu tierna alma giro tras giro,  atraparé tu corazón con una simple mirada,  sentiré cómo naufragas en cada triste latido  y cómo te hundes hasta perderte en la nada.