Giro inesperado

A veces, la vida te da sorpresas que no esperabas. Recorrías tu camino en línea recta, siempre derecho, sin desviarte jamás. Creías que eso era lo que debías hacer, lo que te conduciría a ese destino que la sociedad había construido para ti. El condicionamiento al que estabas sometido llegaba hasta ese extremo.
Pero ahora ha sucedido algo que te ha asombrado, que ha deshecho completamente todo lo que creías saber y todo aquello que con tus expectativas habías elaborado como un iluso.
Esta nueva posibilidad, esta bifurcación en el sendero, permite que tu yo verdadero vuelva a ver la luz tras pasar años encerrado en una fría y oscura torre.
Y si bien el desmoronamiento de los muros te ha hecho libre, también te ha dejado desnudo y vulnerable a las inclemencias del entorno. Por ello debes estar muy seguro antes de sucumbir a tus emociones o de entregar tu corazón, porque si bien tu decisión te podría dotar de la más absoluta dicha, también te podría abocar a la desesperación en el más profundo de los abismos. Y recomponerse tras semejante caída no es tarea fácil. Si lo sabré yo...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Para ver el mundo en un grano de arena...

Lobo solitario

Déjame en paz, futuro