Invisible

Camino diariamente entre una multitud que no es capaz de verme. Me muevo como una sombra entre todos ellos, sin que prácticamente nadie sea capaz de percibir mi presencia. Siento que tengo que abrirme paso a codazos para ganarme unos instantes de atención. Pero sólo son unos momentos. Despúes, mi voz se apaga como el tenue murmullo de un arroyo en la lejanía, y vuelvo a ser la criatura invisible y anónima a la que nadie es capaz de ver. "¿Y qué más dará?" Me pregunto a mí mismo una y otra, y otra vez. "No me agobia no ser el centro de atención" A veces es mejor ser invisible. Aunque otras preferirías ser como los demás. Al menos, sólo por un día. Para saber que se siente. Pero que va. Me engaño a mí mismo. Seguiré siendo alguien inexistente durante mucho tiempo. Más de lo que querría.

Comentarios

  1. no me gusta que escribas sobre cosas pesimistas... :S a ver si te alegras un poco ¿no? deberías apreciar la atención que te presta la gente que te rodea, o es que solo te importa lo que piensan los demas? a caso es ono da igual? no son tus amigos, olvidate de ellos y goza de la compañia de la g ente que te rodea, que seguro que te escucha aunque te niegues a verlo, nadie es menos que otro, y mas mucho menos, asique deja de escribir sobre temas pesimistas, que sabes que me saca de mis casillas !!
    como si yo no te prestase atencion.. ¬¬ :p

    a mi si que me importas o eso no cuenta?







    euge :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Comenta si tienes tiempo y si quieres, de otra manera...¡da lo mismo!

Entradas populares de este blog

Para ver el mundo en un grano de arena...

Lobo solitario

Déjame en paz, futuro